Comparativa de peceras que hemos elegido para tí.

Tipos y Marcas de peceras más importantes

¿Qué significan las peceras para ti?

Muchos consideran a las peceras como un grupo de láminas de vidrio unidas de manera estable por una pega. En conjunto, estos vidrios forman un espacio o vacío en el cual vertir agua.

Pero, para nosotros, tener una pecera en casa va más allá de esta mera impresión. Significa tener en nuestras manos, literalmente, la oportunidad de contar con una inocente y hermosa compañía todos los días.

Pecera con plantas artificiales adentro.
Las peceras permiten albergar peces en nuestro hogar, oficina o cualquier lugar fuera del océano.

Sí, una pecera puede parecer un simple objeto, pero dicha simplicidad queda completamente difuminada cuando desde el fondo vemos surgir a ese precioso pescecito que tanto admiramos y que fielmente alimentamos cada ciertas horas del día.

Ahora, te volvemos a preguntar, ¿qué significa una pecera para ti? Seguramente ya no piensas igual, ¿verdad?

Cómo se define una pecera

Las peceras son contenedores de nuevos ecosistemas en los cuales viven pequeños peces y otras criaturas marinas.

Escoger una pecera de calidad es entonces importante pues en ellas convivirán las especies que fungirán como nuestra comáñía acuática por mucho tiempo.

No es algo que debamos tomar a la ligera, por lo tanto.

No obstante, el concepto de lo que se conoce como pecera no debe confundirse con otros términos tales como acuario o estanque.

¿Qué diferencia una pecera de un acuario?

No lo niegues: más de una vez has utilizado la palabra acuario cuando realmente quisiste hacer referencia a una pecera o un estanque; pero la realidad es que hay algunos elementos que diferencian estos objetos.

La pecera es un recipiente redondo, usualmente fabricado de plástico y están adecuados para pequeños peces de agua fría.

El estanque, por suparte, se refiere a un lugar, comúnmente al aire libre, en el que el pez puede vivir. Un ejemplo de estanque sería un espacio de nuestro jardín que destináramos para construir un espacio donde los peces puedan crear su propio hábitat.

Por último, el acuario corresponde a un contenedor de vidrio de tamaño y forma diferente – aunque usualmente cuadrado – y con dimensiones más grandes que una pecera.

Lo más importante de saber diferenciarlos es que así podremos elegir el más adecuado para el propósito que tengamos con nuestras próximas mascotas.

Ahora, ¿te has preguntado de dónde salieron las peceras? O, más interesante aún, ¿cuál fue la razón que llevó a los humanos a hacerla existir?

La razón de existir de las peceras

Las peceras existen gracias a la necesidad que satisfacen. Ese requerimiento por parte del ser humano de sentirse acompañado o de simplemente apreciar una parte del océano en la comodidad de su casa.

En este sentido, usualmente suele decirse que los humanos no fueron creados para estar solos; que necesitan de la presencia cercana de otros, bien sea familiares, amigos o conocidos, para sentirse tranquilos, acompañados y, de cierta forma, protegidos.

De ahí nace la idea de tener mascotas, la cual, en un principio, se complementó perfectamente con la domesticidad de ciertos tipos de animales que pueden tranquilamente acompañar a un humano cuyo destino parece estar atado a la soledad. O, mejor aún, a una familia que desea tener una alegría más en su hogar, y un sinfín más de ejemplos adecuados a lo que a tener mascotas se refiere.

Al final del día, cuando el humano vio hacia el agua se dio cuenta de que en cada océano habitan millones de criaturas, en especial peces, que fácilmente pueden acompañar a un ser humano en la comodidad de su casa. Claro, a diferencia de los perros y los gatos, los peces tienen una condición que no se puede cambiar: necesitan estar bajo el agua para vivir.

¿Cómo hacer entonces? El ser humano no iba a desistir hasta contar con un grupo de pecesillos a los cuales admirar por horas, por eso creó lo que hoy conocemos como la pecera.

Por lo tanto, estaremos, de alguna forma, introduciendo una nueva fuente de vida al planeta. Pero no cualquiera, sino una verdadera y originaria de los peces.

Los ecosistemas y su importancia

Se definen como conjunciones de flora y fauna con el hábitat donde estos elementos conviven.

Acuario en medio de una habitación.
Los ecosistemas acuáticos poseen diversas características.

La importancia de los ecosistemas, además de recaer en que estos fungen como fuentes constantes de vida, consiste en su rol fundamental dentro de ciencias madres de relevancia como lo son la biología, la geografía y las diferentes ramificaciones y especialidades que nacen de ellas abocadas a estudiar y observar muy de cerca cualquier desarrollo de vida en la Tierra.

Los ecosistemas se caracterizan por tener cada uno sus propias cualidades. Es decir, unos son de suelos húmedos mientras que otros poseen un alto porcentaje de humedad o tienen diferentes tamaños y tipos de vegetación.

Pero muy importante: Todo ecosistema debe encontrar su propio equilibrio para poder subsistir, de eso no hay dudas.

Algo muy parecido sucede con los acuarios, los cuales, en resumidas cuentas, existen gracias a la funcionalidad de las peceras – que comentaremos más adelante.

Ecosistemas en miniatura

Los acuarios corresponden a ecosistemas de agua en versión miniatura. Por su aislamiento, estamos en la oblicación entonces de mantener la limpieza en ellos.

Todo esto es importante debido a que, si realmente queremos mantener el equilibrio en el ecosistema que hemos creado, debemos saber cómo funciona realmente nuestro pequeño acuario.

Además, todos tus esfuerzos por mantener la estabilidad de tu ecosistema los llevas a cabo por y para los peces que, en esencia, son el componente más importante del acuario, y es por eso que siempre qeremos que este permanezca en un óptimo estado.

No obstante, las personas suelen asustarse cuando un extraño sucio comienza a aparecer, y es que, como cualquier habitante de un ecosistema, los peces producen ciertos desechos que tienden a ensuciar nuestro estanque.

La mayor parte de estos desechos son básicamente amonio y amoniaco, al tiempo que cualquier otro desperdicio que caiga en el fondo del acuario pasará a descomponerse y aumentará la cantidad de amoniaco.

En nuestro sitio encontrarás las peceras más sofisticadas y novedosas del mercado; aquellas que deslumbrarán tu vista y te harán sentirte más seguro sobre la idea de tener una mascota acuática en tu hogar.

Desde las peceras según sus diferentes formas hasta aquellas cuya función se adapta a la clase de animal que va a albergar, pasando por las que ya están a la venta en plataformas como Amazon y Carrefour, de las cuales extraemos la debida comparación entre ellas.

Entonces, siéntete como en casa y no lo dudes más; una pecera es todo lo que necesitas para alimentar tu alma con ese pequeño pecesito que te alegrará cada mañana cuando lo veas nadar desde el fondo de su hábitat que has creado exclusivamente para él.

De hecho, los últimos estudios psicológicos dicen que mirar fijamente una pecera puede incluso tener beneficios tanto físicos como mentales, sobre todo en lo que a presión arterial y frecuencia cardiaca se refiere.

¿Mirar fijamente una pecera mejora tu salud mental y corporal?

La respuesta a esta pregunta la dejamos a tu criterio; sin embargo, nosotros llegamos a la conclusión de que sí, en efecto, observar detenidamente el paso de los peces y el resto de seres acuáticos en una pecera seguramente te ayudará a calmarte y sentirte mucho más relajado.

Es algo así como aquellas personas que, al pasar mucho tiempo sumergidos en el estrés del trabajo o la rutina de sus vidas, suelen ir a un lugar cercano al mar para así poder observarlo y disfrutar del paisaje.

Por lo tanto, el agua no es solamente vida, sino la solución a nuestro estrés.

Por eso y mucho más, adquirir una nueva pecera puede ser la solución a tus problemas, y una excelente excusa para conseguir un pequeño y varios acompañantes que hagan de tus días los más felices de tu vida.